Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para no perder ni un gramo de carne,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

Lo sentimos, nuestra web no es muy amiga de Internet Explorer. Por favor, utiliza otro navegador.

ASINCAR a la cabeza de los centros tecnológicos, una apuesta de valor de I+D+i

10/04/2019

Hablar de Centros Tecnológicos es hacerlo de entidades que llevan en su ADN la innovación y la tecnología, que centran su actividad en cumplir su misión, que no es otra que trabajar mano a mano con el sector industrial siendo un enlace ágil y eficaz de apoyo a la I+D+i dirigido al tejido productivo y en especial a las Pymes.

Se entiende el papel de los Centros Tecnológicos como socios estratégicos de las empresas en la generación de conocimiento cercano al mercado, ayudando a cruzar el conocido “Valle de la Muerte” donde muchas ideas no llegan a ver la luz. Símil planteado por la Comisión Europea en el lanzamiento del programa Horizonte 2020 donde se analizaba y se hacía especial hincapié en la necesidad de Europa de ser capaz de llevar las ideas y el conocimiento generado al mercado.[...]

Desde el año 2008 existe un registro nacional de Centros Tecnológicos dependiente del Ministerio que regula, según el Real Decreto 2093/2008, a estas entidades. En España se encuentran en
este momento registrados un total de 63 Centros Tecnológicos, de los que tres son de Asturias: IDONIAL, CTIC y ASINCAR.[...]

En el tan conocido cambio de modelo productivo hacia una economía basada en el conocimiento, estas entidades representan un buen ejemplo de lugares idóneos para retener y atraer talento, dando la oportunidad a que profesionales del ámbito de la investigación y la tecnología puedan disponer en su propia región de entidades de primer nivel donde desarrollar su carrera profesional en entornos altamente innovadores.

Nos encontramos inmersos en un proceso de cambio tecnológico como nunca antes se había producido, donde la velocidad de cambio genera vértigo. Es imposible para una sola entidad disponer de todo el conocimiento que las distintas disciplinas tecnológicas requieren. La colaboración y el disponer de socios tecnológicos que ayuden a las empresas a avanzar en esta imparable Industria 4.0 se hace indispensable. Detrás siempre estará un grupo de profesionales comprometidos en resolver los retos futuros de una industria cada vez más innovadora y tecnológica y construir con ello una sociedad mejor. Siempre que tengo oportunidad me gusta finalizar con una frase sencilla y ya conocida, pero que transmite un mensaje muy claro, “innovar es arriesgado, pero más arriesgado es no innovar”.