Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para no perder ni un gramo de carne,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

Lo sentimos, nuestra web no es muy amiga de Internet Explorer. Por favor, utiliza otro navegador.

Se buscan mecenas para un dispositivo que diagnostica la celiaquía

30/04/2019

La Asociación Celíacos en Acción ha puesto en marcha una campaña de micromecenazgo encaminada a desarrollar un dispositivo de pequeño tamaño que diagnostica la intolerancia al glutenen solo diez minutos con dos gotas de sangre de la persona. El programa de captación de fondos será presentado hoy en el Aula Magna del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo. El objetivo se centra en recaudar 100.000 euros. “La fiabilidad de este método es del 99 por ciento”, subraya la institución académica en un comunicado difundido ayer. El proyecto de diagnóstico precoz de la enfermedad celíaca está siendo dirigido por Agustín Costa, catedrático de Química Analítica de la Universidad de Oviedo. La metodología desarrollada por el profesor Costa es “sencilla y económica”, enfatiza la Universidad de Oviedo.

Los resultados de esta investigación se patentarán y publicarán con el fin de que “a medio plazo” este sistema se implemente en farmacias y hospitales. La enfermedad celíaca está causada por el daño del revestimiento del intestino delgado, debido a una intolerancia alimentaria permanente al gluten, proteína que contienen algunos cereales: trigo, avena, centeno y cebada. Su diagnóstico es complicado: muy a menudo genera confusiones entre los médicos. La mayoría de los síntomas son comunes a otras patologías. En consecuencia, el diagnóstico se convierte en un proceso largo y angustioso.

En torno al uno por ciento de la población asturiana está diagnosticada como celíaca. Sin embargo, la Asociación de Celíacos de Asturias (ACEPA) estima que son muchos más las personas intolerantes al gluten en la región. El desconocimiento y lo complejo de las pruebas diagnósticas en los adultos hacen que muchas personas se pasen muchos años de su vida con “numerosos problemas, y no solo los relacionados con el tema digestivo, sino con patologías que pueden afectar a muchos otros órganos y funciones”, según los responsables de ACEPA. El dispositivo en el que investiga Agustín Costa consiste en un sensor de reducidas dimensiones, una “minitarjeta” con varios electrodos serigrafiados que permitirá, con apenas unas gotas de sangre, determinar si un paciente eso no celíacos. Este aparato vendría a sustituir las complejas biopsias que en la actualidad se realizan a los pacientes adultos.