Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para no perder ni un gramo de carne,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

Lo sentimos, nuestra web no es muy amiga de Internet Explorer. Por favor, utiliza otro navegador.

Tecnología asturiana para detectar cancerígenos en los alimentos

02/05/2019

Afreelamide es el nombre la herramienta que la empresa asturiana Centaurea está desarrollando para la industria alimentaria. Se trata de un sensor de infrarrojos que detecta la presencia de acrilamida, una sustancia clasificada como probable agente cancerígeno que se genera al cocinar ciertos alimentos a altas temperaturas.

Aparece en pan, galletas, cereales, aperitivos de patata, bollería o café. La autoridad europea de seguridad alimentaria obliga a realizar controles de muestras anuales desde el año pasado, pero este detector medirá su presencia en todos los alimentos procesados.

Este verano ya contarán con laboratorio propio en Asturias y el prototipo estará operativo el año que viene. Será validado por uno de los mayores fabricantes del sector.

Con la vista puesta también en la hostelería, el plan de negocio inicial de Centaurea consiste en instalar sensores en las lineas de producción a muy bajo coste, para cobrar por su uso. Además recopilarán toda la información posible para crear una gran base de datos de productos alimenticios, que les permita calibrar otro tipo de parámetros nocivos para el consumo humano.

 

ver noticia