Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para no perder ni un gramo de carne,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

Lo sentimos, nuestra web no es muy amiga de Internet Explorer. Por favor, utiliza otro navegador.

ASINCAR invierte 120.000 euros en una planta piloto para procesos digitales

11/07/2019

ASINCAR ha invertido alrededor de 120.000 euros en el desarrollo de una planta piloto que muestre la transformacion digital del sector agroalimentario. Parte de esta inversión fue posible gracias al Programa Asturias, el Proyecto Data Food 4.0 junto a Seresco, Ubiware y Phoenix Contact y recursos propios.

La transformación digital o industria 4.0 se refiere al cambio de paradigma económico que todo tipo de sectores están incluyendo en su trabajo. «El objetivo final es aumentar la competitividad», indicó Pelayo González, responsable de proyectos de transformación digital en Asincar. Una meta para la que la digitalización ha tenido que sortear obstáculos como la resistencia de los empresarios a aceptar el nuevo paradigma o la de los empleados que se muestran reticentes a trabajar de un modo nuevo y desconocido. También la cautela a la hora de invertir se convierte en ocasiones en una complicación debido a los elevados precios de las nuevas tecnologías.

La última adquisición de la Asociación fue una cinta con cámaras hiperespetrales (NIR) financiada por el Principado a través del Programa Asturias. «Nos permite controlar la materia prima, comprobar los estándares de calidad y que se mantengan los requerimientos adecuados por parte de los proveedores», concretó el encargado. Un proceso que hasta ahora se hacía «a ojo» o con pequeñas muestras. González apuntó sobre este tema que hay muchos aspectos que a día de hoy «no se registran y pueden suponer una diferencia» para un negocio. «Permiten desvelar «tendencias ocultas» que «de memoria sería imposible conocer». Además, Asincar aúna sus datos en un sistema llamado SAGE3 que de momento abarca el área productiva. «No puedes mejorar lo que no conoces, por tanto nosotros realizamos las mediciones de diferentes parámetros, la analizamos y a partir de ahí se puede mejorar», explicó González sobre el proceso que antiguamente requería «cierta perspicacia» por parte de los empresarios. «El que siga trabajando como antes no va a ser tan competitivo, te puede gustar más o menos pero va a ser necesario y hay que adaptarse», afirmó.

Asincar de momento no invertirá más hasta que no vea los resultados de las nuevas incorporaciones tecnológicas o «surjan nuevas necesidades». «Es un proceso iterativo: avanzamos, conocemos, retrocedemos para reparar errores y pensamos en qué más añadir», una fase que calculan que tardarán un año más en alcanzar.

González destacó que «cualquier empresa puede comenzar a digitalizar sus procesos y unirse a la indistria 4.0 cambiando sus sensores analógicos por digitales».

La agroalimentaria noreñense sirve actualmente como centro de muestra de estas tecnologías para que las empresas interesadas puedan observar su funcionamiento de primera mano sin pasar por el proceso de ensayo y error. Así pueden además enseñar a los alumnos de los cursos formativos a convivir con las nuevas tecnologías que ya han llegado a otros sectores y 'actualizar' su plantilla sin la necesidad de prescindir de la mano humana.